viernes, 5 de junio de 2015

Artículos

Esta semana, estimad@s lector@s, más que escribiros algo nuevo os proporciono el enlace a dos artículos que me han publicado sendos medios de comunicación, ambos sobre la desigualdad.

El primero El fenómeno invisible, ha sido publicado por The Economy Journal en su número monográfico sobre este tema y correspondiente al mes de junio. En el artículo recojo alguna de las ideas que desarrollé en El síndrome Katrina quizá expresadas de otra manera, no en vano ha pasado año y medio desde su publicación y más de dos años desde que acabé de escribirlo.

El segundo ¿Y si ya hemos salido de la crisis?, ha sido publicado por El Diario. es en su blog  (des)igualdad. En este artículo publicado como miembro de la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, resumo uno de los principales argumentos del Informe sobre el Estado Social de la Nación 2015.

Como he compartido ambos artículos por las diferentes redes sociales por las que me muevo es más que probable que ya hayas leído los textos. Sea como sea me parecía interesante facilitar el modo de encontrarlos para aquellos que no los hayan leído o por si alguien quiere encontrar los enlaces más adelante. Pero ya que has llegado hasta aquí y para no dejar una entrada excesivamente plana te añado algunas reflexiones que no cabían en los artículos y que aprovecho para compartir con este motivo.

Me parece importante que el problema de la desigualdad vaya ocupando cada vez más espacios en los medios de comunicación y en los debates políticos. Cuando comencé a escribir "El síndrome" hace alrededor de cuatro años, el tema no estaba en la calle, al menos no de la forma en que lo está ahora, y de hecho el libro comienza con una reflexión sobre esa realidad.

Ahora se habla cada vez más de desigualdad y de pobreza. Ocupa el centro de las preocupaciones de los partidos de la izquierda y está presente en los medios, pero me preocupa sobremanera otra cosa; me da la sensación de que no estamos consiguiendo reflexionar ni comunicar con la suficiente eficiencia sobre este tema. Aquellos que no participan de los puntos de vista de la izquierda, incluso buena parte de ellos, siguen prisioneros de la narrativa neoliberal, al menos en sus aspectos más profundos. Se entiende el problema de forma abstracta pero no se percibe en la cercanía, no se toca ni su dimensión, ni su gravedad y, sobre todo, no se piensa o se reflexiona desde otro punto de vista, desde otro marco conceptual. Creo que nos ha hecho mucho daño el marco arriba-abajo porque no confronta o sustituye el marco neoliberal. Lo he dicho en otras ocasiones. Este marco es muy funcional desde el punto de vista electoral, pero lo es mucho menos desde el punto de vista de la transformación real de la forma de percibir la realidad que tienen la mayoría de nuestros compatriotas. Si no conseguimos abordar este problema de fondo que es de comunicación, pero sobre todo de conceptualización, no conseguiremos cambiar nada porque no se entenderá lo que queramos hacer y, fundamentalmente, no se compartirá emocionalmente. Parecerá exagerado o fuera de lugar.

George Lakoff explica muy bien este tipo de problemas en sus libros y yo he intentado concretar algo en los dos que he publicado y en varias entradas de este blog. Creo que conviene reflexionar sobre las formas de conceptualizar la realidad, sólo concibiéndolas de otra manera es posible cambiarlas desde su raiz. Precisamente por este motivo llevo ya más de dos años a vueltas con el valor de la libertad (creo que estoy próximo a acabar el trabajo de elaboración). Convendrá no perder de vista la necesidad de repensar y reflexionar sobre la forma en que entendemos este valor para ofrecer una forma de entenderlo que nos aleje del paradigma neoliberal que tanto sufrimiento provoca, pero al mismo tiempo nos impida caer en los muy diferentes errores del pasado de la izquierda.


2 comentarios:

  1. El articulo de El Diario me ha parecido de lo mejor que he leído últimamente sobre la realidad que nos rodea.
    Es imprescindible que entendamos que el escenario actual no es coyuntural, sino un cambio de paradigma, no es posible volver al pasado, debemos entender que la realidad es diferente y si no la enfrentamos, el mero transcurso del tiempo no la mejorará.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente muchas gracias Pilar. Aprecio mucho tu opinión. Un cordial saludo igualmente.

      Eliminar

A continuación puedes dejar tu comentario sobre esta entrada.